Por qué es importante Maradona

El 29 de junio de 1986, Diego Armando Maradona muestra la Copa Mundial de Fútbol ganada por su equipo después de una victoria por 3-2 sobre Alemania Occidental en el Estadio Azteca de la Ciudad de México.

Giuliano Bevilacqua / Abaca / Sipa USA (Sipa vía AP Images)

Mariano Siskind ve a un héroe clásico en la compleja e imperfecta vida de una leyenda del fútbol

La reciente muerte de la leyenda del fútbol Diego Armando Maradona, quien pasó de los barrios bajos de Buenos Aires al estrellato, fue noticia en todo el mundo. Argentina declaró tres días de duelo nacional y hubo una gran aflicción mundial entre los fanáticos del deporte más popular del mundo. Maradona, quien murió de un infarto a los 60 años el 25 de noviembre, también fue una figura controvertida. Los fanáticos lo adoraban por sus extraordinarias habilidades en el campo, su carisma y su defensa de los pobres. Los críticos señalaron su vida de excesos, incluida su adicción a las drogas, mujeriego, demandas de paternidad, su apoyo a líderes de izquierda como Fidel Castro y Hugo Chávez, y acusaciones de abuso doméstico de una novia. The Gazette habló con Mariano Siskind, profesor de lenguas y literaturas románicas y de literatura comparada, para comprender el fenómeno social y cultural detrás de Maradona, su personalidad más grande que la vida y su legado.

Preguntas y respuestas

Mariano Siskind

GACETA: ¿Por qué Maradona, en vida o muerte, despierta tanta devoción y amor incondicional?

SISKIND: Creo que la comparación más cercana al duelo colectivo por el fallecimiento de Maradona en la historia argentina fue la muerte de Eva Perón en 1952. Millones de personas lloraron en el velorio público de Maradona en el Palacio de Gobierno de Buenos Aires. Yo personalmente lloré tres días seguidos. Me sorprendió mi propia reacción. No me sorprendió tanto la muestra pública de dolor, pero cuando el llanto está en el centro de la esfera pública, hay que interrogarlo: ¿Por qué estamos llorando exactamente? ¿De qué estamos de luto con nuestra profunda tristeza?

A nivel individual, la gente lloraba por la muerte de una figura pública a la que amaba profundamente. Pero también estaban de luto por su propia juventud, su pasado, porque la presencia de Maradona en nuestras vidas está ligada a momentos muy felices de nuestras vidas. La muerte de Maradona también tiene un significado social y político importante porque cuando estaba en su mejor momento en el Mundial de 1986, y Argentina estaba en el inicio de su transición democrática con Raúl Alfonsín como presidente, supo crear, por breves momentos, un sentido de comunidad, una comunidad de personas asombradas por lo que estaba haciendo Maradona. No era necesariamente un sentimiento nacionalista, al menos no para mí, sino la posibilidad de una especie de ser en común, algo que es raro, si no imposible, en un lugar como Argentina, un país siempre en contradicción consigo mismo.

La otra cosa significativa acerca de Maradona, particularmente para personas como yo que son muy, muy seculares y no religiosas, es que cuando estaba en el campo, creó algo que era similar a una experiencia divina secular, una experiencia de lo que Hegel llama la absoluta. Para gente como yo, esto solo pasa a través del arte, pero de nuevo el fútbol es un arte escénico, al menos cuando Maradona estaba en la cancha. Para mí, Maradona es Beethoven; John, Paul, George y Ringo ensayando en Abbey Road Studios para grabar el White Album; Pintura de Picasso “Guernica”; es Shakespeare, Cervantes, Joyce, Borges; o Miles Davis y Bill Evans tocando juntos; y un poco de «Antígona». Ver a Maradona fue como una experiencia de trascendencia.

GACETA: ¿Cómo se compara a Maradona con Pelé , el delantero brasileño de los años 70, y Lionel Messi , el mejor jugador del mundo en estos momentos? ¿Quién es el más grande de todos?

SISKIND: Este es un debate interminable entre los fanáticos del fútbol de todo el mundo. Es muy difícil establecer un argumento objetivo a favor de uno u otros dos. Pelé y Messi son absolutamente increíbles, en términos de habilidades y talentos. No creo que nadie más se involucre en la conversación. Pero tanto Pelé como Messi han jugado en equipos con otros futbolistas increíbles. Cuando Pelé jugó para la selección brasileña en la Copa del Mundo en 1970, posiblemente el mejor equipo en la historia de todas las Copas del Mundo, jugó con cinco o seis de los mejores jugadores del mundo a su lado. Messi, tanto como yo amo a Messi… sus mayores logros en Barcelona fueron rodeados de Xavi, Iniesta, Busquets y otros jugadores increíbles. Pero Maradona en 1986 ganó el Mundial solo. El equipo de Argentina tenía jugadores de rol efectivos, pero eso es todo. En México ’86, Maradona realizó la actuación individual más notable de la historia de la Copa del Mundo. Mucha gente decía que cualquiera que fuera el equipo en el que jugara Maradona en 1986 iba a ganar el Mundial. Cuando fue a jugar al Nápoles, Maradona llevó al equipo a su primer campeonato italiano. En ese entonces, los equipos del norte de Italia tenían los mejores jugadores. Una vez más, Maradona estuvo bastante solo en Napoli, excepto cuando ganaron ese primer Scudetto. Y pasaría a ganar otra, además de una Copa de Europa de la UEFA. El Napoli tampoco había ganado nunca antes, no volvió a ganar después de la partida de Maradona en 1991. Siempre jugó en equipos bastante mediocres. Maradona llevó al equipo a su primer campeonato italiano. En ese entonces, los equipos del norte de Italia tenían los mejores jugadores. Una vez más, Maradona estuvo bastante solo en Napoli, excepto cuando ganaron ese primer Scudetto. Y pasaría a ganar otra, además de una Copa de Europa de la UEFA. El Napoli tampoco había ganado nunca antes, no volvió a ganar después de la partida de Maradona en 1991. Siempre jugó en equipos bastante mediocres. Maradona llevó al equipo a su primer campeonato italiano. En ese entonces, los equipos del norte de Italia tenían los mejores jugadores. Una vez más, Maradona estuvo bastante solo en Napoli, excepto cuando ganaron ese primer Scudetto. Y pasaría a ganar otra, además de una Copa de Europa de la UEFA. El Napoli tampoco había ganado nunca antes, no volvió a ganar después de la partida de Maradona en 1991. Siempre jugó en equipos bastante mediocres.

Pero eso por sí solo no explica la figura mítica de Maradona. Hay otros elementos: su carisma y sus cualidades de líder combinado con una calidad estética superior a la de Pelé o Messi, que son futbolistas increíbles, pero Maradona jugaba un deporte diferente, una forma de arte. Al ver a Maradona uno experimentó algo parecido a lo que Immanuel Kant definió como lo sublime. La experiencia de lo sublime desestabiliza nuestra subjetividad y, por un momento, nos deshacemos; nos perdemos a nosotros mismos. Es algo que supera lo meramente bello.

Mariano Siskin.

“[Diego Maradona] será recordado como el mejor jugador de la práctica cultural y deportiva más popular que existe en el mundo”, dijo el profesor de Harvard Mariano Siskind.

Stephanie Mitchell / Redactora de Harvard

GACETA: Hablemos del Mundial de 1986 y del histórico partido de cuartos de final entre Argentina e Inglaterra que cimentó gran parte de la fama de Maradona. ¿De qué manera su actuación y sus dos goles se convirtieron en cruciales para su leyenda?

SISKIND: Maradona marcó dos goles. El primero se conoce como la » Mano de Dios » porque así lo explicó después de marcar con la mano izquierda, y el segundo es el » Gol del siglo «. El primer objetivo estableció el legado de Maradona como una figura mítica en el Tercer Mundo y el Sur global. Hay dos interpretaciones de ese objetivo que rompen líneas geopolíticas: la típica visión moralista británica de Estados Unidos decía que era trampa, pero en América Latina, África y el Tercer Mundo, la ven como una forma de humillar a una antigua potencia colonial y la máxima expresión de astucia o astucia, que es fundamental para una concepción lúdica del juego (y de la vida) que se encuentra fuera del ámbito de la moralidad.

El “Gol del Siglo” llegó pocos minutos después y es uno de esos momentos en los que Maradona hizo posible lo imposible con su piadosa maestría en el juego. La cantidad de decisiones que tuvo que tomar durante esos 10 segundos mostró un coeficiente intelectual de fútbol y una habilidad más allá de la comprensión, un verdadero genio en el trabajo. Hay una reverencia universal por lo que Maradona logró ese día con esos dos goles, pero el segundo fue literalmente extraordinario, fuera de lo común; único, imposible.

GACETA: Eres de Argentina, un país loco por el fútbol. ¿Qué representó Maradona para la mayoría de los argentinos?

SISKIND: Los argentinos son un grupo complicado de personas y rara vez hay acuerdo sobre algo. Hubo consenso universal, amor universal por Maradona como jugador en el apogeo de su carrera. Pero sobre todo desde que se retiró Maradona, se volvió más polémico y muy político, y no temía tomar partido y expresar sus opiniones políticas. Para algunas personas, su admiración por Maradona se convirtió en una forma de amor condicional: «Sí, era un gran jugador, pero era un adicto», o «Es increíble, pero apoya regímenes políticos o partidos políticos con los que no estoy de acuerdo». Personalmente, creo que eso es muy miope. No eliges a quién amas o por quién lloras. Amas a quien amas, y si crees que puedes elegir no amar a alguien por tus desacuerdos con ellos, o por sus imperfecciones, no sabes nada sobre el amor.

GACETA: ¿Quiénes fueron los críticos más duros de Maradona? ¿Quiénes eran sus fans más feroces?

SISKIND: Lo que siempre ha sido particularmente conmovedor es el amor incondicional de los pobres por Maradona. Durante estos últimos días de luto público, vi cientos de entrevistas con personas que decían que cuando no tenían dinero, cuando estaban sin trabajo, cuando tenían hambre o sin esperanza en sus miserables vidas, ver a Maradona jugar era lo único que los hizo felices. Sinceramente, no entiendo cómo eso no hace llorar a nadie ni cambia sus puntos de vista sobre el significado social del fútbol y de una figura como Maradona. Fue venerado en Argentina, en Nápoles, en todo el Tercer Mundo y por aquellos en cualquier parte del mundo para quienes el fútbol es una parte importante de sus vidas. Mucha de la crítica contra Maradona tiene un trasfondo elitista y también muy moralista. Creo que el moralismo como una forma de interpretar el mundo es absolutamente poco interesante y, francamente, no muy inteligente. Es muy reduccionista, por no mencionar hipócrita. Hay una visión elitista y un juicio moralista en la base de esas formas de amor condicional y condenas contundentes de Maradona.

Maradona nació en Villa Fiorito, un barrio marginal en las afueras de la ciudad de Buenos Aires. Tenía siete hermanos; su padre era obrero; y su madre se quedó en casa con los niños. Vivían en una casa donde cuando llovía, llovía dentro de la casa. Siempre contaba la historia de cómo cuando era niño, su madre nunca tenía hambre, y cómo se dio cuenta más tarde en la vida de que su madre no comía porque no había suficiente comida para todos. Lo interesante de Maradona es que nunca olvidó ni dejó que nadie olvidara de dónde venía. Llevó consigo a Villa Fiorito a las alturas del mundo, y aun cuando vivía en mansiones y tenía los autos más caros y la vida más privilegiada, siempre recordaba a la gente su humilde origen. Esa es una de las razones por las que la gente pobre en Argentina y en Napoli lo amaba.

GACETA: Además de su adicción a la cocaína, Maradona tuvo muchas aventuras con mujeres y demandas de paternidad. ¿Cómo aceptan los fans de Maradona sus defectos?

SISKIND: No podría importarme menos su adicción a todo tipo de sustancias, pero para que conste, Maradona nunca tomó drogas para mejorar el rendimiento. Sin embargo, me molestan los casos denunciados de violencia de género. Me molesta el hecho de que tuvo muchos hijos e hijas que solo reconoció al final de su vida. Para responder a su pregunta acerca de cómo uno acepta estos aspectos de su vida, no lo hacemos. Porque no hay necesidad. Maradona era el más imperfecto de los dioses humanos. No hay necesidad de reconciliar la contradicción que crea en nosotros nuestro amor por él; simplemente vive con esa contradicción de la misma manera que vive con contradicciones en su propia vida. No lo acepta. La moralidad y el amor no van de la mano.

Grafiti Diego Maradona.

Graffiti de Diego Maradona.

Cadaverexquisito / Creative Common

GACETA: Has co-impartido un curso de humanidades sobre fútbol, ​​política y cultura popular con Francesco Erspamer desde 2012, y dices una clase entera sobre Maradona como el ejemplo perfecto del clásico héroe trágico. ¿Puedes explicar?

SISKIND: Sí, ¡tenía muchas ganas de incluir una clase sobre Diego! Para esa clase, propongo dos formas sociales, históricas y culturales de abordar la figura de Maradona que arrojen luz sobre por qué es una figura tan significativa. Una es a través de “El nacimiento de la tragedia” de Nietzsche, en particular la oposición y relación que Nietzsche desarrolla alrededor de Apolo y Dionisio como las figuras que representan las dos fuerzas que definen a los humanos en su relación con el mundo que los rodea. Por un lado está Apolo, el dios de la poesía, la luz, el bienestar, el orden social, el comportamiento racional y las formas mesuradas de libertad. En mi opinión, Pelé representa una figura apolínea en el mundo del fútbol. Por otro lado, está Dioniso, el dios de las festividades, el vino, la danza, la música, la locura, el impulso sexual y las formas desenfrenadas de libertad. Para Dioniso, no hay moralidad; solo hay deseo y es una fuerza de destrucción creativa. Propongo que Maradona es la encarnación perfecta de lo dionisíaco que hay en nosotros, y lo importante que es hacer espacio en nuestras vidas, en el mundo, para las formas de libertad y deseo ilimitados que representa. Maradona y otras figuras dionisíacas permiten imaginarnos más allá de los límites de las devociones sociales, imaginarnos librándonos de estructuras que a menudo experimentamos como cárceles asfixiantes.

También sostengo que Maradona encarna la figura del héroe clásico a través de nuestra lectura de la “Poética” de Aristóteles, particularmente la sección sobre tragedia. Aristóteles explica que el héroe es un semidiós, el hijo de un dios o diosa y un humano, y por lo tanto imperfecto, y que experimenta un cambio de fortuna (peripecia) provocado por sus propios defectos fatales (hamartia) o por un orgullo excesivo ( arrogancia).La tragedia del héroe gira en torno a tenerlo todo para disfrutar de un lugar destacado en el mundo pero no poder evitar provocar su propia caída. En la clase establecemos cómo Maradona se convierte en héroe entre 1979 y 1990 y cómo a través de sus defectos provoca su propia desaparición en 1991, en 1994 y en tantos momentos posteriores de su vida. Aristóteles también dijo que el héroe tiene un momento de redención cuando reconoce que sus acciones llevaron a su caída, lo llama anagnórisis . En el arco narrativo de la vida de Maradona, hay una hermosa ceremoniacelebrando su carrera en el estadio de Boca Juniors en 2001 cuando reconoció sus defectos, que es su momento de redención. Ese día elaboró ​​uno de tantos epigramas brillantes que ahora forman parte del inconsciente de la cultura popular argentina: «Pagué caro mis errores, pero la pelota nunca se manchará».

Estas dos perspectivas deberían ayudarnos a comprender por qué el público de todo el mundo está fascinado con Maradona. Aristóteles dijo que la tragedia tiene una función social y política, y lo explicó a través de la noción de catarsis: el público purga sus emociones negativas sociales y políticas al presenciar la caída del héroe trágico. Esas dos lecturas nos ayudan a comprender la importancia histórica de Maradona de manera no moralista.

GACETA: Invitaste a Maradona a venir a Harvard en 2017 …

SISKIND: Quería que viniera a Harvard porque hubiera sido extraordinario. Habría sido lo más destacado de mi tiempo en Harvard [risas]. Bromas aparte, Maradona era un hombre increíblemente inteligente, y uno de los signos de su inteligencia era que era capaz de formas muy perspicaces de autocrítica y era un observador muy agudo de las relaciones de poder en el fútbol y en la sociedad. También fue extremadamente divertido.

Sabía que a Maradona no le habían dado visa desde la Copa del Mundo de 1994, que se celebró en los Estados Unidos. Lo enviaron de regreso a casa después de dar positivo por drogas. Tenía la esperanza de que la invitación oficial en papel con membrete de Harvard influyera en la opinión de los oficiales de inmigración a cargo, pero sobreestimé el prestigio del nombre de Harvard [risas]. Para mí, el hecho de que Estados Unidos le negara una visa una y otra vez, junto con los obituarios publicados por los periódicos nacionales más importantes el día después de la muerte de Maradona, muestra cómo el moralismo y el provincianismo aún prevalecen en la cultura estadounidense. Nunca deja de sorprenderme cómo incluso las élites culturales más comprometidas en los EE. UU. Muestran una profunda falta de interés y comprensión por cualquier fenómeno social, cultural e histórico que suceda fuera de los EE. UU.

GACETA: Ahora que Maradona se ha ido, ¿cuál será su legado? ¿Cómo esperas que la gente lo recuerde?

SISKIND: Será recordado como el mayor jugador de la práctica deportiva y cultural más popular que existe en el mundo. Espero que con Maradona, al igual que con otros grandes personajes históricos, el paso del tiempo ayude a la gente a tener una perspectiva de sus defectos muy humanos y que sea reconocido como la figura histórica significativa que fue. La conmoción global que hemos visto en los últimos días después de su muerte se suma a esta leyenda y a su lugar en la historia. Creo que la gente más joven que haya oído hablar de él pero que no lo haya visto jugar tendrá un nuevo interés en él. Esa es mi esperanza.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.